Granada

Salgo de mi casa, con mi cámara…De mi casa…aún me suena extraño!! y más extraño aún cuando me encuentro con esos lugares que no hace tantos años retrataba, también, pero con los ojos del que viene depués de muchos años, a pasar unos días, a llevarse en la retina el dulce recuerdo de una ciudad en vacaciones, del calor, del color, del sabor, del frescor de la cerveza y la paz de los días de descanso.

Ahora, esa ciudad que me acogía como turista, me refugia como habitante, y posa para mí de distinta manera que antes lo hacía, me muestra lados que antes me ocultaba, se abre a mí. Nos tenemos confianza.